14 detenidos que se encontraban en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la localidad de Puente Aranda se fugaron en horas de la madrugada de este lunes, el hecho dejó 3 personas heridas y daños materiales.

Los presos rompieron los vidrios, saltaron los muros y hurtaron las llaves de uno de los custodios para lograr conseguir fugarse. Según las autoridades, los catorce internos que decidieron escapar llevaban 10 meses recluidos por los delitos de hurto y homicidio.

El Mayor Erwin Grijalba, subjefe de la Sijin resaltó que “unos detenidos aprovechan una oportunidad para agarrar a algunos custodios que estaban retenidos y coger las llaves de la salida, saltan por las ventanas que dan a la calle y se logran escapar”.

Con la actuación de la policía y “gracias a las labores de búsqueda se logra recapturar a 10 personas de estas, haciendo falta cuatro capturados”, agregó el Mayor Grijalba.

Este tipo de fugas se estarían registrado por falta de seguridad en las URI, ya que las celdas están diseñadas para ser salas de retención transitoria, donde pueden estar alrededor de 36 horas los detenidos, sin embargo, el número de capturados supera lo que puede albergar la infraestructura de estos lugares. Uno de los casos más recientes fue el pasado jueves cuando se fugaron 18 detenidos de la URI de Molinos.

Según la personería de Bogotá, alrededor de 600 personas se encuentran recluidas en las URI de la ciudad.