El problema creciente de la contaminación del río Bogotá se remonta a 50 años atrás cuando este gran recurso hídrico comenzó a deteriorarse, sin embargo fue hasta hace 20 años que con el propósito de reparar los daños, un grupo de ciudadanos presentó una acción popular que puso a la ciudad, la CAR y a municipios de Cundinamarca a dar soluciones para su recuperación.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, aseguró que este proyecto, que será financiado entre la Gobernación de Cundinamarca, la CAR y la Alcaldía, parte en dos la historia de la región. Estas tres entidades lograron el cierre financiero para garantizar la infraestructura de la planta Canoas y así tratar el 100% de las aguas de este río a través de dos sistemas.

María Carolina Castillo, gerente del Acueducto de Bogotá, explica que uno de esos sistemas ya existe, se trata de la planta de tratamiento del Salitre, la cual se encarga de procesar el 35% de las aguas.

La segunda es la infraestructura de la planta de tratamiento Canoas, que va a tener capacidad para tratar 16 metros cúbicos de agua por segundo, tanto en tratamiento primario, como secundario, es decir con procesos químicos, físicos y biológicos con los cuáles se garantizará la calidad y pureza del agua en un alto porcentaje.

“Vamos a tener un río limpio, para pasear en canoa, navegar, pescar o nadar incluso”, señaló el Mandatario distrital.

Esta obra tiene un costo total de 4.5 billones de pesos; 2.94 billones aportados por el Distrito, es decir el 64%; 1.5 billones aportados por la CAR, el 33% y 6.1 millones por la Gobernación de Cundinamarca, el 1.35%.

Por otro lado, la construcción tendrá un plazo de ejecución de 5 años y se espera que la planta entre en operación en el año 2024, logrando el saneamiento de las cuencas Fucha, Tunjuelo, Tintal y del municipio de Soacha.

“Estamos muy interesados en que se limpie la cuenca baja del rio Bogotá, hay muchas personas que están muy afectadas en el rio Tunjuelo, Fucha y Bogotá, los cuales están totalmente contaminados y mal olientes. Esos son los que vamos a descontaminar”, señaló Peñalosa.

La iniciativa beneficiará además a más de 14 municipios desde Soacha, hasta Girardot, lugares con mayores índices de contaminación del río y se favorecerán localidades de Bogotá como Fontibón, Kennedy y Bosa.

El gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, destacó a su vez que el proyecto va a permitir que más de 250 mil personas, que habitan en el corredor de la provincia del Tequendama puedan tener un suministro de agua a futuro abastecido por la corriente del río Bogotá.

El predio donde funcionará la planta de Canoas ya fue adquirido por un valor de 29 mil millones de pesos y ocupará el puesto once entre las más grandes del mundo.
El río Bogotá que por décadas busco ser descontaminado, por fin será un recurso limpio, devolviéndole la esperanza y la vida a la ciudad. Ahora la responsabilidad también recae en los ciudadanos y su compromiso ambiental para ayudar a sanearlo.