El jefe del equipo negociador del ELN en el proceso de paz con el Gobierno, Pablo Beltrán, se refirió este martes al atentado que según ese grupo guerrillero perpetró un “comando urbano” el pasado 19 de febrero en inmediaciones a la Plaza de Toros La Santamaría, en el sector de La Macarena (centro de Bogotá).

En ese sentido, sostuvo que se trata de una “acción” que en efecto cobró una vida humana, pero argumentó que los responsables del ataque no hicieron uso desmedido de la fuerza. 

Lea también: Así operan los comandos urbanos del Eln

“Son acciones que producen bajas pero no hicimos abusos desproporcionados de la fuerza (…) El fin buscado en el acto de La Macarena no era afectar las casas aledañas, pero estamos en una ciudad”, comentó en diálogo con Caracol Radio.

Al ser cuestionado por la continuación de estas acciones criminales, que ya fueron condenadas por el equipo negociador del Gobierno, Pablo Beltrán señaló que “cuando se firme el fin del conflicto armado, el ELN deja de querer llegar al poder por medio de las armas, al tiempo que añadió: “encomendarse a Dios nunca está de más”.

Además: El Eln sí activó el explosivo en La Macarena

Asimismo, el jefe negociador de la guerrilla que instaló junto al Gobierno los diálogos en Ecuador el pasado 7 de febrero, sostuvo que en la mesa ya se puso todo aquello que se debe resolver de inmediato.

De acuerdo con Pablo Beltrán, el ELN está dispuesto a hacer los esfuerzos necesarios y piden lo propio al Gobierno, porque según él, no cumple.

“El Gobierno y nosotros ya hemos puesto en la mesa humanitaria todo lo que se debe resolver de inmediato. Estamos dispuestos a hacer los esfuerzos que toque pero también le pedimos al Estado que los haga (…) Nosotros no le creemos mucho a los gestos del Gobierno. Ellos prometen pero no cumplen”, puntualizó el líder del grupo armado.

Le puede interesar: Todos debemos cambiar: ‘Pablo Beltrán’ del Eln

Cabe recordar que a través de un comunicado, firmado por Radio Nacional Patria Libre (Ranpal), la guerilla del ELN admitió su responsabilidad en el atentado perpetrado en La Macarena que dejó como saldo 25 policías heridos y otro uniformado muerto.

Según el documento, dicho acto terrorista lo cometió un comando guerrillero urbano y estaba dirigido contra policías del Esmad. El ataque fue una “respuesta” de acción del ELN contra la idea del gobierno Nacional de dialogar de paz en medio del conflicto y de no pactar el cese al fuego bilateral y definitivo, por lo que aseguraron que esa la orden que tienen “todas nuestras unidades”.

El documento  conocido este lunes 27 de febrero finaliza diciendo que este ataque contra los uniformados hace parte de su crítica contra el cuerpo del policías del Esmad, al que consideran un grupo exclusivo para reprimir las manifestaciones sociales en campos y ciudades del país, a la vez que le da el carácter de guerra a las demandas populares.

CANAL CAPITAL SOMOS TUS OJOS EN BOGOTÁ