Este año el alcalde Enrique Peñalosa solicitará ante el Concejo de Bogotá un nuevo cupo de endeudamiento para poder desarrollar obras de infraestructura vial que permitan mejorar la movilidad de los bogotanos, construir nuevos colegios, centros deportivos, continuar con la recuperación de la zona del Bronx donde se contempla una sede del SENA y terminar la sede para la Policía Metropolitana, entre otros proyectos para la ciudad.

La inversión que se realizará con estos recursos, de ser aprobados por el Concejo, tiene como propósito generar un efecto contracíclico en la economía, impulsando el crecimiento de la ciudad y mejorando el empleo para los bogotanos.

Según explicó la secretaria de Hacienda, Beatriz Elena Arbeláez Martínez, “la ampliación de este cupo de endeudamiento no afecta la sostenibilidad fiscal de Bogotá, en primer lugar, porque los desembolsos sobre el cupo aprobado el año pasado han sido menores que lo estimado inicialmente y en segundo lugar, porque estamos haciendo un ejercicio responsable para determinar el momento en que se requiera tomar la deuda”.

Arbeláez añadió que los 6,9 millones de deuda no generan ningún desbalance fiscal para la ciudad, de acuerdo con lo establecido en el marco fiscal de Mediano Plazo.

“En el caso de Bogotá, la deuda representó el año pasado 12,6 % del total de ingresos corrientes y si bien es cierto que ascendería en los próximos cinco años, prácticamente no sobrepasaría ni la mitad del índice establecido legalmente”, explicó la secretaria de Hacienda.

Otro indicador de la sostenibilidad de la deuda corresponde a la relación entre intereses y el ahorro corriente operacional, cuyo nivel está establecido en 40% como máximo.

Para 2021, cuando la deuda se estima en 6,06 billones de pesos, esta relación ascendería a 8,70 %,muy alejada de los máximos permitidos legalmente.

Según la Administración Distrital, los recursos del crédito se obtendrían, principalmente, a través de préstamos con la banca multilateral, los bancos comerciales locales y externos; créditos de proveedores y la colocación de títulos de deuda pública en el mercado internacional y local, entre otros.

Cabe destacar que las agencias calificadoras de riesgo observan que la deuda del Distrito continúa cumpliendo a cabalidad con los criterios necesarios para que le sea otorgado el grado de inversión, incluso asumiendo la adición de 2,4 billones de pesos para el nuevo cupo de endeudamiento solicitado.