Es desmedida la cantidad de energía que se desperdicia en los hogares al dejar conectados los electrodomésticos. A esto se le llama Corriente Vampiro, que por su estado de “espera o en stand by”, consumen energía así los equipos no sean utilizados, asegura José Manuel Cortés, Gerente de medición de eficiencia energética de CAM (Compañía Americana Multiservicios Ltda.).

Un ejemplo claro de esta energía es cuando un DVD se encuentra apagado pero conectado a la toma eléctrica, y de esta forma mantiene su consumo porque sigue funcionando la fuente de alimentación. Según la Agencia Internacional de la Energía, el consumo de los aparatos en modo de espera es de 1.6 kilovatios diarios, lo que representa entre el 5% y 10% del consumo de energía que gastan los electrodomésticos, en una casa promedio.

Existen múltiples electrodomésticos que consumen la energía vampiro, por ejemplo, los equipos de música y los cargadores del celular, este último es muy frecuente en los hogares colombianos; las personas los ponen a cargar en la noche hasta el día siguiente, y cuando lo desconectan, dejan enchufado el cargador, permitiendo que aumente el registro de energía.

“Aunque en Colombia el costo del kilovatio es igual a cualquier hora del día para usuarios de tipo residencial, en horas de la noche las corrientes vampiro son más notorias”, lo anterior se debe a que cuando la gente se acuesta a dormir, no hace uso de los electrodomésticos y sin embargo no los desconectan”, asegura el funcionario.