Desde hace varios meses, la Alcaldía de Bogotá viene realizando diferentes capacitaciones a vendedores informales que trabajaban en el espacio público de Bogotá y que accedieron a estos beneficios educativos.

Por esta razón, este miércoles, al menos 223 vendedores informales y comerciantes de algunas plazas de mercado se certificaron en vigilancia, seguridad privada, mercadeo y contabilidad.

“Desde el año pasado hemos realizado una inversión de uno 6.000 millones de pesos en formación y capacitación de vendedores informales y de nuestros vendedores en las plazas de mercado. Estamos convencidos de que van a ser ciudadanos cada vez más productivos, con mayor seguridad, mejores empleos y que sus familias serán beneficiadas”, dijo el alcalde Enrique Peñalosa.

El Instituto para la Economía Social (IPES), con el apoyo de la Fundación San Felipe Neri (Fundir), certificó a 150 comerciantes de las plazas distritales de mercado y puntos comerciales, en el programa de Arte Culinario, presentación de platos y manejo de residuos sólidos.

Los comerciantes se formaron en cortes de carne, cocción, preparación de salsas, jugos y bebidas; platos balanceados, disminución de residuos sólidos y reciclaje, entre otros.

A esta oportunidad también se le sumaron 50 vendedores informales que se formaron en el curso de Fundamentación en vigilancia y seguridad privada. Los graduandos se capacitaron durante cinco horas diarias hasta completar las 100 exigidas y la mayoría ya inició el proceso de vinculación formal a un trabajo.

Así mismo, en convenio con el SENA se ofrecieron cursos en mercadeo y contabilidad, con el propósito de fortalecer habilidades comerciales y administrativas en aquellos vendedores que salieron del espacio público y hoy son beneficiarios de programas del IPES en diferentes alternativas comerciales.

De este curso se graduarán 16 comerciantes en Mercadeo y siete vendedores informales lo harán en Contabilidad.