La odisea luego para las familias de Sebastián Rojas y Sebastián Martínez empezó en la madrugada del domingo cuando evidenciaron que no regresaron a su hogar luego de salir a una fiesta en la Zona T.

Según el relato de sus familiares, estos jóvenes salieron de sus respectivos hogares el sábado en la noche  para ir a una fiesta con otros compañeros y desde ahí se desconocía su paradero por lo que fueron declarados por ellos como desaparecidos.

Sin embargo, horas más tarde se anunció que habían sido encontrados deambulando en un parque del norte de Bogotá bajo la sustancia de una sustancia llamada benzodiacepina, una droga utilizada para enfermedades psiquiátricas y que deja en estado sedante a quienes lo consumen.

Hasta el momento, y tras varias indagaciones realizadas por las autoridades, se conoce que en el sitio nocturno en el que se encontraban estos jóvenes fueron abordados por dos mujeres, quienes al parecer serían las responsables de haberles suministrado esta droga en el licor que estaban consumiendo.

Se especula que desde este momento, los jóvenes perdieron la voluntad se les hurtaron sus pertenencias, se hizo uso de sus tarjetas de créditos y además se le desocuparon sus cuentas bancarias.

Ambas víctimas fueron trasladas a la clínica El Country en donde fueron estabilizadas, uno de ellos fue dado de alta, mientas que el otro aún se encuentra internado.

Por ahora, las autoridades avanzan en la investigación por lo que ya cuentan con algunas pruebas de los establecimientos comerciales  a los que estos jóvenes habrían ingresado en compañía de sus atacantes.