A propósito de las fuertes lluvias y el clima que se vive en Bogotá en esta época del año, han sido varios los casos de accidentalidad generados por la caída de árboles en vía pública, viviendas, vehículos, entre otros.

Por esta razón, es importante entender el ciclo de vida de estos seres vivos, sus constantes cambios y tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar emergencias.

Yaneth Buitrago, subdirectora de Silvicultura Flora y Fauna Silvestre, explica que las lluvias y los vientos generan cambios en los árboles provocando inclinaciones o degeneración hasta provocar su forzosa caída.

La representante de la Secretaría de Ambiente hizo una invitación a los ciudadanos para que sean conscientes del servicio ecosistémico que prestan los arboles a la comunidad, pero así mismo reconocer que estos presentan ciertas características que generan susceptibilidad al volamiento, razón por la que aconseja no acercarse a los árboles durante las lluvias, ni parquear lo vehículos en zonas aledañas.

Además recordó que la entidad estará a total disposición de la comunidad que perciba la presencia de un árbol en mal estado en cualquier sector de la ciudad para así estudiar el caso y determinar el tratamiento a ejecutarse sobre este.