En junio de 1997, el Estado colombiano declaró como parque natural nacional el sector de Chingaza, ubicada entre los 3.700 y 4020 metros sobre el nivel del mar siendo considerado la fábrica de agua de Bogotá y de los municipios cercanos.

En idiomas indígenas, Chingaza significa ‘Serranía del señor de la noche’, el agua es la protagonista de la zona, así lo entendió el Acueducto de Bogotá que adquirió terrenos y montó la infraestructura necesaria para que este lugar fuera la fuente de Bogotá.

El Parque Nacional Natural Chingaza está constituido por 76 mil hectáreas de reserva que tocan siete municipios de Cundinamarca y cuatro del Meta y cuenta con tres accesos: por la Calera Fomeque y Guasca.

“Tenemos declaradas 59 áreas protegidas, que conforman el sistema de parques, loque se traduce en el 14 % del territorio nacional, cuando se declara de esta forma, cambia el uso del suelo y solo se puede destinar a tres cosas: investigación y monitoreo, ecoturismo y educación ambiental”, explica Manuela Cano, coordinadora de comunicaciones del parque.

Así mismo señala que en el parque hay especies en vía de extinción y ecosistemas que les prestan beneficios a las personas, como en el caso de Chingaza, el agua.

”Podemos abastecer a una población como Bogotá por nueve meses sin que caiga una gota de agua”, señala Jerson González, profesional de gestión de agua del parque.

Debido al buen estado de conservación de sus ecosistemas el Acueducto de Bogotá generó el sistema Chingaza que provee el 80% el agua en Bogotá y en 11 municipios de la sabana.