La especie invasora retamo espinoso causa desequilibrio en el ecosistema y en épocas de sequía intensifica el riesgo de incendios en los Cerros Orientales de Bogotá.

Varias entidades del Distrito están trabajando en prevenir incendios forestales, principal riesgo de la llegada del verano, sobre todo en zonas boscosas de la ciudad.

Las entidades buscan controlar el retamo espinoso, especie que a lo largo de los años ha ocupado extensas áreas en los Cerros Orientales, causando incendios forestales de gran magnitud debido a su capacidad inflamable.

En este ambicioso proyecto trabajan la Secretaría de Ambiente (SDA), el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), el Jardín Botánico José Celestino Mutis y el Instituto de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (IDIGER).

Esta localidad se vio afectada por el mayor incendio forestal de los últimos años en Bogotá, ocurrido en febrero de 2016 y donde más de 156 hectáreas fueron arrasadas.

47 incendios forestales se han presentado sobre matorrales de retamo espinoso en los últimos 3 años. Por eso la Alcaldía de Enrique Peñalosa está estudiando alternativas orientadas a medir y analizar el efecto de la vegetación nativa y el arado en zonas controladas de retamo para que el proceso de recuperación sea más rápido, y así acelerar el agotamiento del banco de semillas de la planta invasora.

El control de retamo implica su retiro, eliminación de residuos y posterior plantación de vegetación nativa. Hasta el momento se han plantado de 200 árboles en el sector de La Arboleda, en el marco del día mundial del medio ambiente.

Durante el proceso para la mejora de las condiciones ambientales de San Cristóbal, se espera que sean sembrados más de 5.000 árboles.