Imagen tomada de www.utadeo.edu.co

Gracias a las denuncias interpuestas por varios ciudadanos, la Policía de Infancia y Adolescencia y la Fiscalía General de la Nación lograron la desarticulación de una banda delincuencial dedicada al reclutamiento de menores de edad en Bogotá para ser explotadas sexualmente en zonas turísticas de Tolima y Cundinamarca.

De acuerdo con lo establecido, los dueños de los bares y los centros nocturnos de los municipios de Soacha, Melgar, Carmen de Apicalá y Cunday a donde eran llevadas las menores de edad eran quienes se quedaban con el dinero proveniente de la esclavitud a la que eran sometidas.

“Las víctimas, en su mayoría menores de 14 años, eran trasladadas los fines de semana de Bogotá  a dichos municipios. Los captadores les daban una gran cantidad de ofertas y promesas engañosas que nunca se pagaron”, aseguró Mario Gómez, asesor Despacho Fiscal General de la Nación, quien agregó que los delincuentes inducían a las niñas al consumo de sustancias psicotrópicas.

En medio del operativo se logró la captura de 13 personas quienes deberán responder por los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años, trata de personas, explotación laboral y sexual, concierto para delinquir, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

Las menores de edad rescatadas quedaron a la disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar del departamento de Tolima.