Se trata de Pedro Jorge Marqués Silvestre Dacosta Coelho, quien se desempeña como director de operaciones de la empresa ARA a nivel mundial.

El ciudadano portugués es señalado de pedir coimas a algunos contratistas que oscilaban entre los cincuenta millones de pesos ($50.000.000) y ochenta millones de pesos ($80.000.000), a cambio de adjudicar contratos de construcción de las tiendas en Colombia.

Adicionalmente, habría solicitado a uno de los constructores el pago de veinte millones de pesos ($20.000.000) a favor de su cónyuge y la inclusión de ésta en la nómina de la empresa, sin que fuese a trabajar.

De acuerdo con los elementos materiales probatorios recaudados por la Fiscalía, Silvestre Dacosta Coelho, al parecer, llegó al punto de exigir a uno de los contratistas el arreglo y remodelación de su residencia, un lujoso apartamento en el norte de Bogotá, para no quitarle la obra adjudicada.

El organismo de control sigue llevando a cabo investigaciones para luchar y prevenir la corrupción tanto en entidades privadas como públicas.