Las enfermedades de piel en los perros, son más comunes de lo que se cree, normalmente, se suelen asociar a la falta de cuidado y aseo en los mismos. Pero, la gran mayoría de veces estas se pueden desarrollar por la llegada de una pulga o un parásito en alguno de sus paseos, la calidad del agua o alimentos que consuma y los constantes cambios de temperatura a los que se pueda ver expuesto el can.

Es importante una identificación temprana de la enfermedad, para que así se establezca el tratamiento a seguir. Cuanto un perro está desarrollando una enfermedad en su piel se suelen presentar síntomas como caída de su pelo, enrojecimiento en su cutis, sed excesiva y aparición de copos blancos similares a los de la caspa en los humanos.

Estas son las enfermedades más comunes que pueden desarrollar su mascota y los cuidados que debe tener.

1. Alergia por alimentos

Esta suele ser una de las causas más comunes de enfermedades cutáneas en los perros. Ya que los canes, al igual que los humanos tienen distintos organismos y no todos toleran los mismos alimentos. El tomate, trigo, maíz, pimentón y los lácteos, son los elementos que presentan un mayor rechazo por su sistema inmunológico.

En este caso los síntomas que suelen presentar las mascotas son comezones severas, caída del pelo, inapetencia, vómito, diarrea y mal aliento.

2. Alergia por picadura de insecto.

Las pulgas y garrapatas, encuentran en los canes un manjar para desarrollar todas sus actividades. Es importante detectarlos a tiempo, ya que estos pueden traer graves irritaciones en su piel, y como estas saltan de un animal a otro, llevan consigo una gran cantidad gérmenes y bacterias que pueden desencadenar en otras enfermedades, especialmente en su sistema nervioso central.

Los síntomas que se presentan en este caso son: Aparición de erupciones en su piel, comezón excesiva, irritación de su cutis, caída del pelo y molestia para dormir.

3. Sarna

Esta enfermedad se presenta por la aparición de un ácaro o distintos parásitos que producen irritación en la piel del animal. Esta enfermedad se debe tratar rápidamente, ya que si se deja avanzar alcanzará grados que difícilmente tendrán cura.

Sarna sarcóptica: Se presenta por el contacto directo entre perros que padecen la enfermedad. Se caracteriza por el enrojecimiento de las orejas y panza, esta también puede ser contagiada a seres humanos.

Sarna demodécica: En este caso la enfermedad es hereditaria, es decir que el macho o la hembra durante el proceso de gestación del can la padecían y por ende los cachorros de la camada nacerán con la misma. Los síntomas van desde perdida del pelo, malos olores e inflamación. Normalmente en estos casos, la enfermedad no es contagiosa.

4. Dermatitis húmeda

Esta enfermedad generalmente se desarrolla cuando las pulgas y garrapatas no son tratadas a tiempo. Los síntomas más comunes son: enrojecimiento, descamaciones, irritaciones y aparición de círculos de materia en distintas partes del cuerpo.

Lo complejo de esta enfermedad, es que los síntomas se presentan en algunas partes del cuerpo que son imperceptibles y de difícil acceso para los perros, por lo que genera una sensación de impotencia en los canes por rascarse y no sentir amortizado el ardor.

5. Cáncer de piel

Una de las enfermedades de mayor gravedad que puede presentar un can. Por ende, se debe realizar una detección temprana para que asimismo se puedan contrarrestar los efectos de la misma. Los síntomas son bastante similares a los de los padecimientos anteriormente mencionados: aparición de bolas de materia, caída excesiva del pelo, comezón y segregación de líquidos.

Afortunadamente esta enfermedad tiene cura con una detección temprana y un tratamiento intensivo a cargo de un veterinario.

Tips y recomendaciones

Es importante tener en cuenta que cuando se presente un problema en la piel de su can, debe acudir inmediatamente a su veterinario de confianza para que este inicie el tratamiento correspondiente. Sin embargo, es elemental tomar las precauciones necesarias para que su perro no desarrolle estas enfermedades en un futuro.

1. Acudir periódicamente al veterinario para que realice las revisiones rutinarias a su mascota.

2. Alimentar a su mascota con productos naturales y saludables, evitando el concentrado de baja calidad y alimentos que no sean de fácil digestión.

3. Evite que su perro se bañe en ríos o lugares insalubres, a pesar de que estos sean de gran tentación para él.

4. Use siempre un jabón específico para perros, ya que estos están hechos de componentes que son esenciales para el cuidado de su pelo y piel.

5. Seque completamente a su mascota cuando esté mojado, con el fin de evitar el desarrollo de alergias y la aparición de hongos.

KIENYKE