Colombia perdió el viernes 2-1 ante Corea del Sur en el primer partido de preparación de la selección para el Mundial de fútbol de Rusia, en un discreto juego amistoso en el que el técnico José Pékerman comenzó haciendo siete cambios con relación al equipo que disputó la eliminatoria sudamericana.

Los cambios afectaron el funcionamiento táctico y la producción futbolística de Colombia, lo que obligó a Pékerman a recomponer y terminar con la mayoría de jugadores que habitualmente alinea, aunque pesaron las ausencias del arquero David Ospina, del defensa Santiago Arias, del volante Juan Guillermo Cuadrado y del delantero Radamel Falcao García.

Los goles de Corea del Sur fueron anotados por Son Heung-min en los minutos 10 y 60. Colombia descontó con Cristian Zapata a los 75. El partido se disputó en el estadio de Suwon, próximo a Seúl.

En el primer tiempo Colombia fue un equipo desarticulado, sin manejo del balón, sin creación en el medio campo y que dio ventajas en la zona defensiva por el nerviosismo y la imprecisión de jugadores que habitualmente no son titulares en el equipo del entrenador argentino Pékerman.

Corea fue un equipo rápido y práctico que desnudó las debilidades defensivas y de marca de la selección cafetera, que aprovechó el partido para hacer experimentos que no dieron resultados y para probar jugadores.

Son Heung-min convirtió el gol con pierna derecha aprovechando una imprecisión de la defensa de Colombia y del arquero Leandro Castellanos que remplazó a Ospina, ausente del equipo en esta oportunidad por una lesión.

En el segundo tiempo, Pékerman recompuso el medio campo al sacar a Mateus Uribe y a Giovanni Moreno para dar paso a Carlos Sánchez y a Edwin Cardona, cambios que le permitieron mejorar el funcionamiento táctico con la recuperación y el manejo del balón.

Pero un error defensivo de Colombia le permitió a Corea del Sur aumentar el marcador con otra anotación de Son Heung-min, quien conectó un balón desde el borde del área que se metió al fondo de la red pese al esfuerzo de Castellanos para evitar la anotación.

Con el marcador en contra, Pékerman volvió a mover la nómina y puso a jugar en la defensa a Frank Fabra en cambio de Willian Tesillo, mientras que en el ataque incluyó a Carlos Bacca y Felipe Pardo en reemplazo de Duván Zapata y Avilés Hurtado.

Los cambios le permitieron al equipo sudamericano jugar más cómodo y descontar con un cabezazo del defensa Cristian Zapata que anticipó la defensa del onceno asiático después de un cobro libre del mediocampista James Rodríguez.

“No hicimos un buen partido, Corea fue más dinámico y rápido que nosotros, pero son enseñanzas”, dijo Zapata, quien reconoció que los cambios pesaron en la selección cafetera.

Colombia, que completó cinco partidos consecutivos sin ganar, jugará el próximo martes su segundo encuentro amistoso contra China.