El inicio del nuevo ciclo de negociaciones entre el Gobierno y la guerrilla del Eln trae consigo el fin del cese al fuego bilateral. Hoy desde Quito, ambas partes se sentarán a discutir las condiciones para prolongar esta medida.

Este nuevo ciclo de diálogos enfrenta como reto principal conseguir la prórroga del cese al fuego bilateral, estudiando las falencias que se presentaron en este periodo de 101 días y comprobar las violaciones a los acuerdos establecidos con antelación. Además de esto, las partes consideran vital restablecer la confianza para brindar garantías frente al proceso.

La delegación del Gobierno en cabeza de Gustavo Bell, nuevo jefe negociador, establecerá las formas de trabajo, la logística y hoja de ruta para los diálogos. Bell se medirá en la mesa de diálogos en compañía de Angélika Rettberg, Socorro Ramírez, Alberto Fergusson, José Noé Ríos, Alejandro Reyes Lozano, y los generales Freddy Padilla y Carlos Rojas.

Este sábado el primer mandatario se reunió en Cartagena con el Alto Comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera; el Jefe del Equipo Negociador, Gustavo Bell, e integrantes de la delegación del Gobierno Nacional en el proceso de paz con el Eln donde dio a conocer su voluntad de continuar con el cese al fuego. “Estamos más que dispuestos a prorrogar el cese al fuego con el Eln y a renegociar las condiciones de un nuevo cese”, afirmó el presidente Santos a través de su cuenta de twitter.

Iglesia y Onu piden continuidad del proceso

La Conferencia Episcopal y la Misión de Verificación de la ONU en Colombia hicieron un llamado al Gobierno nacional y al Eln para mantener los logros alcanzados con el cese al fuego bilateral.

La Conferencia Episcopal y la Misión de Verificación de la ONU en Colombia hacen un llamado a las partes a preservar los logros obtenidos en materia de reducción de violencia durante los meses de vigencia del cese del fuego”.

Este pedido reconociendo la mejora de las condiciones humanitarias de civiles en las regiones más afectadas y la disminución del conflicto interno.

Reactivación de operaciones militares

El líder guerrillero del Choco alias Uriel ordenó reactivar las operaciones militares para que las unidades retomen las posiciones, asimismo ratificó una serie de violaciones que, según la guerrilla, cometió el Ejército durante el primer periodo de cese al fuego.

“A todas nuestras unidades ya les fue orientado reactivar las actividades normales y están en posición. Casos como desembarcos en zonas de influencia de nuestra organización, incursiones militares sin avisarnos como contemplan los protocolos; connivencia y apoyo incondicional por parte de las Fuerzas Armadas con los paramilitares en varias subregiones del Chocó; e incluso un ataque por parte de las fuerzas Militares a nuestras fuerzas concentradas en el Río Truandó hacen parte de la lista de violaciones denunciadas en su momento a la opinión pública y los entes competentes”.