El Juzgado Sexto penal de Socha, Boyacá, le concedió la detención domiciliaria a la exgobernadora de La Guajira, Oneida Pinto, procesada por presunta corrupción, según su defensa debido a que es madre cabeza de familia y tiene a su cargo a sus hijos menores de edad.

Pinto, quien hasta la fecha se encuentra detenida la cárcel Buen Pastor en Bogotá,responde por los delitos de peculado por apropiación, interés indebido en la celebración de contratos, falsedad en documento público y privado, y contrato sin cumplimiento de los requisitos legales.

El caso en contra de Oneida Pinto surge luego de que la funcionaria impulsara un contrato de más de 19.000 millones de pesos para la promoción de salud en Albania en 2011, cuando el alcalde era Yan Pérez, anteriormente conductor de la líder política.

Se estableció que en el proceso de ejecución de estos convenios se designaron diez coordinadores, quienes a su vez, subcontrataron con aproximadamente 1600 personas para ejecutar estos convenios mediante visitas a la zona rural del municipio.

Entre estos había personas que no tenían el perfil ni la idoneidad requerida para el desarrollo de los programas, como albañiles, mecánicos, técnicos en sistemas, pero que podían votar en las elecciones y que habrían votado por Pinto. “Existió un trasfondo político, que habría consistido en invertir los recursos del municipio en la campaña política de la alcaldesa saliente”, según el ente acusador.

Según la Fiscalía, en caso de quedar en libertad, la exgobernadora podría afectar el proceso penal a su favor por el poder político que tiene en el departamento y la influencia en la administración de justicia de La Guajira. Cabe recordar que Oneida Pinto es muy cercana a Francisco “Kiko” Gómez, exgobernador del departamento condenado en 2016.