Por solicitud de la Fiscalía General la Nación, el Juzgado 18 Penal de Bogotá con función de conocimiento condenó a José Rodolfo Torres Hurtado a la pena de 300 meses (25 años) de prisión, como autor intelectual del delito de lesiones personales dolosas.

Los hechos se relacionan con el ataque con ácido perpetrado el 2 de septiembre de 2015 en contra de la estudiante universitaria Jenny Pardo Roa, quien fue agredida por equivocación en medio de un tema pasional que vinculaba a Leidy Grajales, expareja del procesado.

El ente acusador demostró la responsabilidad de Torres Hurtado con elementos materiales probatorios como las interceptaciones de llamadas telefónicas entre él y su cómplice —identificado como Haiver Andrés Vásquez, conocido con el alias de Mechizorro— quien fue el encargado de rociar el químico a la víctima.

Alias Mechizorro fue condenado en julio de 2016 a 15 años de cárcel, luego de aceptar mediante preacuerdo el delito de lesiones personales agravadas.

En desarrollo del proceso se conoció el detalle de cómo se planeó, programó y ejecutó el crimen que produjo quemaduras en más del 80 por ciento del rostro de Pardo Roa.

“El propósito era el de agredir con ácido nítrico a Leidy Grajales, quien se negó a volver con él, porque Torres Hurtado mantenía una actitud arrogante, una actitud posesiva, controladora y dominante”, indicó la fiscal al solicitar la condena.

La funcionaria agregó que “la investigación fue coherente e hilada, una ficha de este rompecabezas nos llevaba a la otra y establecimos que el agresor y Torres Hurtado tuvieron más de 47 comunicaciones a través de su celular el día de los hechos”.