Los perros necesitan un tipo de comida específica que surta todas sus necesidades en las diferentes etapas de su vida y en muchas ocasiones están son elaboradas para resultar atractivas para la mascota. Sin embargo, los malos hábitos o cambios constantes en la dieta pueden provocar rechazo y desinterés.

El concentrado está hecho a base de soya, maíz, arroz o de alguna proteína como el pollo, la carne o los mariscos, así como vitaminas y minerales, lo que es muy recomendable para el desarrollo y la salud de su mascota. Si no se alimenta adecuadamente podrá tomar algunas medidas que le presenta KienyKe.com para regular sus hábitos alimenticios.

  • Indaga: Es muy importante descubrir por qué su mascota no quiere comer dicho tipo de comida. La primera razón es que su perro podría estar enfermo y en segundo lugar podría ser muy quisquilloso con la comida ya que a menudo le dan alimento para humanos. Para descubrir la razón deberá llevarlo al veterinario.
  • Alimento Adecuado: Luego de conocer la razón deberá seleccionar la comida adecuada y específica para su mascota. Tenga en cuenta factores como la raza, edad y hasta su sexo.
  • No use otros alimentos: No acostumbre a su mascota a comer las sobras de lo que deja de almuerzo o cena, esto es un cambio drástico en su dieta y siempre será más atractivo de lo que realmente es más saludable para él. Si dado el caso quiere darle a su perro algún alimento húmedo de humanos, asegúrese de que no sea tóxico.
  • Humedecer las croquetas: Los veterinarios recomiendan que los perros tengan una dieta seca, y aunque no es la más deliciosa o apetecible, humedecer el concentrado con agua caliente resulta de gran ayuda ya que potencia el olor de las croquetas y llama más la atención.
  • Psicología: A muchas mascotas el cambio los incentiva a comer, por lo tanto puede usar pequeños trucos, como adicionar yogur natural, libre de colorantes y sabores artificiales, al concentrado.

Recuerde que no importa que tan saludable se encuentre su perro, ser quisquilloso con la comida podría causarle múltiples problemas de salud y comportamientos que pueden llevarlo incluso hasta la muerte. Entre dichas enfermedades se encuentran la obesidad, pancreatitis, deficiencias nutricionales, entre otras.