Durante el conversatorio ‘Colombia Repunta: Exportaciones sin Barreras’, el Presidente Santos, Ministros y empresarios hicieron un balance de los avances y retos del sector.

El Presidente Juan Manuel Santos ofreció un balance de los procesos de realizados por la ANI, el Invías y la Aerocivil, los cuales según indicó, han contado con una amplia participación de oferentes y han sido totalmente transparentes.

En un foro organizado en la Casa de Nariño para mostrar los avances en materia de comercio y exportaciones, el Primer Mandatario dijo que los procesos han gozado de amplias garantías para la participación de la mayor cantidad de empresas colombianas y de otros países, lo cual es un reflejo de la confianza de las firmas más importantes en materia de construcción de obras civiles.

Indicó que en el caso de la Agencia Nacional de Infraestructura, se realizaron 30 procesos de adjudicación para las nuevas autopistas de Cuarta Generación, con la participación de más de 97 empresas entre nacionales y extranjeras, por un valor de 39 billones de pesos.

De la misma forma, se hicieron los correspondientes 30 procesos para escoger firmas de interventorías, con la participación de 50 empresas en promedio.

En el Instituto Nacional de Vías, a partir del 2012 se realizaron 221 procesos de obra pública con una participación promedio de 49 oferentes.

En la Aeronáutica Civil se abrieron en el 2016, 12 procesos, con una participación promedio de 59 oferentes.

“La confianza está ahí y tenemos que mantenerla”, explicó.

Este año, las obras ya contratadas empezarán su etapa de construcción, lo que incentivará el desempeño económico y el empleo en amplias regiones del país, especialmente en las zonas rurales, donde más se necesita generar puestos de trabajo.

En el caso de la firma brasileña Odebrecht, el Primer Mandatario dijo participó en la ANI como pre calificado, pero no presentó ningún tipo de oferta por lo que no le fue adjudicado ningún contrato.

También presentó dos iniciativas de Asociación Público Privada que fueron totalmente rechazadas, las cuales fueron las de la construcción del tercer carril de Bogotá_Girardot y la vía Barrancabermeja-Lebrija.