Para aquellas personas que tengan un cachorro en su casa, es de vital importancia estar pendientes todo el tiempo posible de sus cuidados, para mantenerlos cómodos y saludables.
Según Pet Food Institute, estos son algunos tips a tener en cuenta al momento de cuidar de un cachorro.
Darles una buena nutrición: El desarrollo y madurez de un cachorro requiere una alimentación adecuada ya que es un proceso que demanda gran cantidad de energía.  Es ideal mantener un periodo de lactancia hasta las seis a ocho semanas de edad, posteriormente se ofrecerá un alimento concentrado para cachorros hasta el año de edad, tiempo en que culmina el desarrollo de los tejidos en la mayoría de las razas.
Dale un espacio cómodo en la casa: Los cachorros necesitan reconocer un territorio como propio, para esto es conveniente que le acomodes una parte de tu casa, en ella coloca la cama y algunos juguetes. Este sitio le servirá para descansar, dormir o simplemente como refugio en caso de miedo o estrés. Este espacio deberá ser tranquilo y de una temperatura adecuada.
Mantén una fuente de agua fresca: Los cachorros por su gran desarrollo y capacidad de liberar energía deben tomar agua durante el día. Es importante mantener siempre una fuente de agua fresca y potable para que puedan tomar cuando lo deseen.
Llevarlo al veterinario: Los cachorros a partir del primer mes de edad se deben desparasitar y al mes y medio o dos meses iniciar el plan de vacunación. Es importante llevarlo al veterinario para descartar cualquier alteración en el estado de salud y así iniciar el plan de vacunación y desparasitación completo.
Un sitio para evacuar: Para enseñarles a hacer sus necesidades se debe elegir un lugar aislado en la casa, colocar papel periódico, gotas atrayentes de micciones o tapetes sanitarios, estos últimos ayudan a neutralizar el olor de la orina. Con estos recursos el cachorro aprenderá más fácil a evacuar en un solo sitio de la casa. En el caso de los gatos es conveniente mantener una arenera en un sitio aislado, allí el podrá ir al baño tranquilamente desde cachorro.
Hora de juego al día: Dedica mínimo una hora de juego al día.  Los cachorros necesitan jugar, explorar y quemar energía. Le puedes ayudar con juguetes, pelotas, trapos y objetos para morder. Esto los mantendrá distraídos y relajados. Evita jugar con tus manos o pies, ya que puede empezar a morder bruscamente y ocasionar una herida.
Nunca juego fuerte. Evita agredir físicamente a tu mascota, puede conllevar a un trauma emocional y generar un comportamiento agresivo y nervioso más adelante.
Educarlo: De las 8 a 14 semanas de edad un cachorro puede aprender diferentes actividades. Es el momento para enseñarle donde orinar y hacer deposiciones, también las horas del día para comer y el sitio y las horas de dormir.  Después de los 4 a 8 meses el cachorro puede aprender más comandos como sentarse, dar la mano, quedarse quieto, entre otros.