Después de adelantar un estudio técnico detallado, TransMilenio tomó la decisión de renovar las rutas fáciles, por eso desde el 17 de junio los usuarios podrán tener servicios más cumplidos y con mejor frecuencia.
Lo que se busca con estos cambios es atender mejor la demanda en horas pico, lograr que los buses pasen rápidamente (entre cada 4 y 7 minutos) y agilizar los recorridos.
“Los bogotanos deben tener la tranquilidad de que estos cambios son para mejorar, para alcanzar un sistema que sea mejor y más eficiente. Hoy, son las rutas fáciles pero de aquí en adelante, dentro de la recuperación del sistema, se darán muchos cambios más. En la búsqueda de soluciones y de hacer mejor el sistema de transporte masivo que tenemos, los cambios son el eje central”, afirmó Alexandra Rojas, gerente de TransMilenio.
Desde el 17 de junio los recorridos de las rutas fáciles se acortarán, para poder atender mejor la demanda de horas pico en los lugares donde se han identificado que se concentra la mayor cantidad de gente.  Aunque conservan en su mayoría el lugar de partida, cambian su estación de llegada. Esto significa que ya no van a ir de Portal a Portal como lo hacían anteriormente, sino que saldrán del portal y llegarán a estaciones establecidas.
Desde el 5 de junio se inicia una campaña intensa de pedagogía a los usuarios: en la vía, en las estaciones y en los portales de TransMilenio, para compartirles la información y sepan planear su viaje con las nuevas rutas.