Foto: Steve Nesius / Reuters

El cohete Falcon Heavy de SpaceX se convirtió en el vehículo de lanzamiento más poderoso en operación, su despego fue este martes a las 3:45 p.m. en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral.

El cohete con la altura de un edificio de 23 pisos es propiedad de Space Exploration Technologies del multimillonario Elon Musk, y pretende convertirse en una ventaja sobre el resto de empresas comerciales de cohetería que compiten por lucrativos contratos con la NASA, compañías de satélites y las fuerzas armadas de Estados Unidos.

Impulsado por 27 propulsores, el Falcon Heavy tiene unas tres veces la fuerza del cohete Falcon 9, que hasta ahora era el más potente de la flota de SpaceX.

“Será un éxito emocionante o un fracaso emocionante”, comentó Musk en una teleconferencia el lunes.
El Falcon Heavy, que lleva como carga un automóvil Tesla Roadster, se convierte en el cohete más poderoso del mundo, con más capacidad de carga que cualquier vehículo espacial estadounidense desde la era de los cohetes Saturno 5 de la NASA que llevaron a los astronautas a la Luna hace más de 45 años.