El cáncer, una de las enfermedades que más vidas arrastra consigo, también ataca de manera mortal a las mascotas. Para poder detectarlo a tiempo y evitar una pérdida sorpresiva y dolorosa de nuestro perro o gato, en diálogo con kienyke.com, la médica veterinaria Ana María Acevedo explica cómo prevenir los factores de riesgo de cáncer en nuestras mascotas.

Para empezar, la experta explica que existen diferentes tipos de cáncer en las mascotas y se diferencian del tejido y células de donde se originan, entre ellos, encontramos los carcinomas principalmente en glándula mamaria y vejiga, sarcomas que se pueden originar en tejidos blandos tales como músculos, piel y órganos hematopoyéticos como el bazo, y también pueden aparecer en hueso, linfoma, Mastocitoma y Melanoma.

“Es controversial el tema de las dietas y la influencia en el cáncer, el uso de conservantes y colorantes podrían llegar a ser un factor desencadenante.

En realidad más que evitar podríamos estar alerta a los signos que nos muestran nuestras mascotas, cualquier abultamiento, masa o crecimiento anormal detectado a tiempo tiene mucho mejor pronóstico. Por supuesto, informar al médico veterinario de inmediato sin esperar  -a ver qué pasa-“, expresa Ana María Acevedo.

Por otro lado, y de acuerdo a la especialista, “el cáncer tiene un origen multifactorial entre los que se encuentra la predisposición racial, entre las que encontramos El Bóxer y el Golden  Retriever”.

En cuando a los gatos, factores medioambientales como la radiación solar, sustancias químicas como insecticidas y pesticidas; se han descrito como enfermedades virales en felinos. Los tipos de cáncer más frecuentes en estos animales son el linfoma, originado en un tipo de glóbulo blanco.  También está el mastocitoma, tumores que afectan la piel, el bazo y/o los intestinos. Carcinoma mamario, el cual es un cáncer de piel. Osteosarcoma, cáncer que afecta los huesos; entre otros tipos de cáncer.

Recuerden que para prevenir esta dolorosa enfermedad o detectarla a tiempo, se debe hacer caso ante cualquier síntoma de alerta y no esperar, como dice la médica veterinaria “a ver qué pasa”.