De acuerdo con estudios sobre denuncias de pornografía infantil en 36 países, uno de cada tres usuarios de internet es un menor de edad. Por otro lado, en Colombia se reportan, diariamente, 24 casos de acoso sexual vía internet a menores.

Dentro de las principales medidas para hacer frente a esta problemática, la Policía Nacional ha bloqueado 553 sitios colombianos publicados para distribuir pornografía infantil en internet; no obstante, hay 300 millones en el mundo.

A pesar de las medidas empleadas frente a sitios web y la posibilidad de restringir los mismos con software de bloqueo parental, sobreviven las redes sociales, las cuales salen del ámbito de control de las autoridades por la facilidad del anonimato y la exposición permanente de los menores.

En un ejercicio práctico, investigadores del Departamento de Derecho Informático constataron lo fácil que es encontrar e ingresar a grupos de índole sexual en redes sociales como Facebook, aún a través de perfiles no auténticos.

En esta red social, los grupos para encuentros sexuales son recurrentes, en ellos se concretan “citas a ciegas” con desconocidos para llevar a cabo lo que se ha denominado cruising, referido a prácticas sexuales en lugares públicos.

Luego de un periodo de tiempo en el que cesa la actividad del grupo, los miembros se retiran y se crea nuevamente un grupo con las mismas finalidades. En muchas ocasiones, para poder mantenerse dentro del grupo, es necesario aportar contenido ya que, de lo contrario, el usuario es expulsado. Esta dinámica compromete la responsabilidad de todos los miembros y evita que las autoridades los detecten y ejerzan acciones.

Si los miembros encuentran indicios de participación femenina, invitan a la víctima a compartir sus propias fotos. Y el proceso se repite con otros grupos similares.

Mientras tanto, otros grupos promueven la interacción colectiva, proponiendo juegos entre ellos. En la imagen se puede ver cómo se invita a participar y quienes lo hacen no solo son mayores de edad, sino también menores que quedan expuestos a depredadores. En otro sentido, se encuentran redes sociales enfocadas a encuentros con extraños a través de cámara web.

A lo largo del mes de abril se llevó a cabo una redada sin precedentes en materia de ciberdelincuencia. La Policía de España, junto con EUROPOL e INTERPOL, coordinaron sus esfuerzos con la policía de Argentina, México, Colombia, Perú, Alemania, Italia y Portugal para la ejecución de la “Operación Tantalio”; lograron la captura de 143 personas que presuntamente habían participado en una red de tráfico de material pornográfico infantil a través de la aplicación WhatsApp, 39 de ellas de América Latina y Europa.

En el informe se pudo constatar que se encontraron más de 300.000 archivos vinculados a menores de edad.