España ganó la Copa del Mundo en el Mundial de fútbol de 2010. / Reuters

Juan Ángel Napout, expresidente de la Conmebol, y José María Marín, exjefe del fútbol brasileño, fueron declarados culpables de cargos de corrupción tras un juicio de cinco semanas en una corte federal de Estados Unidos.

Aún no hay un veredicto sobre el expresidente de la Federación Peruana de Fútbol Manuel Burga, pero el juez le pidió al jurado que vuelva a deliberar el martes.

Los tres son los primeros en ser juzgados por cargos presentados por fiscales de Estados Unidos en 2015, como parte de investigaciones que sacudieron a la FIFA, el órgano rector del fútbol mundial.

“Obviamente estamos decepcionados, pero continuaremos buscando justicia para nuestro cliente”, dijo el abogado de Marin, Charles Stillman, en un correo electrónico.

Silvia Piñera-Vázquez, abogada de Napout, declinó hacer comentarios, excepto para expresar su decepción con el veredicto. El abogado de Burga no quiso hacer un comentario.

En un comunicado, la FIFA dijo que fue víctima de una presunta irregularidad y que “ahora tomará todas las medidas necesarias para buscar la restitución y recuperar todas las pérdidas”.

Los fiscales han acusado a 42 personas y entidades en el caso, de los que al menos 24 se han declarado culpable. Varios de ellos fueron testigos de la fiscalía en el juicio y dijeron que la corrupción involucró a mucha más gente que los tres acusados en el tribunal.

Alejandro Burzaco, exdirector de la empresa argentina de medios Torneos y Competencias, dijo al jurado que pagó sobornos a los tres acusados para asegurar los derechos de partidos de Copa América y Copa Libertadores. Burzaco se declaró culpable y acordó cooperar con los fiscales.