“No hubo un encuentro formal entre los expresidentes de Colombia Andrés Pastrana y Álvaro Uribe en Mar-a-Lago con el presidente de Estados Unidos Donald Trump, según le confirmó a CNN una fuente con conocimiento del tema”, de esta forma la versión en español del medio de comunicación se refirió al encuentro que ha sacudido el panorama político en Colombia.

CNN explica en estos términos lo sucedido: “Pastrana estuvo en el restaurante del club con un grupo comiendo este viernes y en uno de los pasillos saludó al presidente Trump. La fuente describe el encuentro como muy breve, apenas el saludo en el pasillo, ni siquiera hay certeza de que Uribe hubiera estado ahí”.

“Mar-a-Lago es un club social en el que Trump tiene una residencia privada, y que ha convertido en su segundo despacho. Es un lugar frecuentado por los socios del club y sus invitados”, agrega el medio.

El sábado en la mañana, Pastrana publicó en su cuenta de Twitter que había tenido una conversación “cordial y muy franca” con Trump el viernes en la mañana. Por su parte, la oficina de prensa del Centro Democrático aseguró que la charla se dio en medio de un “evento social” al que los expresidentes fueron invitados por terceros.

La fuente consultada por CNN asegura que de “haberse dado una reunión como ha sido descrita en medios colombianos hubiera quedado registrada en los informes de prensa de los reporteros que viajan con el presidente Trump. CNN en Español revisó esos informes y no hay mención de la supuesta reunión”.

La presunta conversación ha provocado todo tipo de incomodidades en el país, en especial porque se habría presentado antes del encuentro de Trump con el presidente Juan Manuel Santos, como parte de la visita de Estado del mandatario colombiano a Washington el próximo mes de mayo.

El secretario privado de la Presidencia y vocero del Gobierno, Alfonso Prada, había mostrado su esperanza para que “esa reunión no haya sido utilizada para hablar en contra de Colombia, del Gobierno y se haya irrespetado la tradición de que las relaciones externas están en cabeza del presidente”.