Cuando se debe abandonar la casa por algunos días y se tiene una mascota, estas son algunas recomendaciones para escoger una guardería animal.

Las mascotas son esos seres queridos a los que adoptamos como si fueran hijos propios, les damos una vida en la que puedan estar felices y tranquilos, protegidos y consentidos con todo lo que les podemos ofrecer, esa es la tarea de tener un animal en casa. Durante esta experiencia, en algún momento sucederá que se deba dejar la casa por cierto periodo de tiempo y surge la pregunta ¿qué hago con mi mascota? Acá se han reunido un conjunto de sugerencias para esta situación.

Todo será más fácil si contamos con alguien que, al dejar el perro o el gato en la casa, pueda visitarle al menos dos veces por día, dar comida y agua, limpiar o incluso pasear, un amigo, un familiar, hasta un vecino. Pero todo se complica cuando no es así y se precisa una guardería de mascotas.

Para lanzarse en este proceso, lo ideal es preguntarle a conocidos si recomiendan alguna, si no es así, buscar alguna en la que se permitan visitas previas. No olvidar tener a la mascota con vacunas y su carné sanitario, entre otras cosas. Tomarse el tiempo de conocer varias opciones es una muy buena idea. Este es un tema muy serio, en Bogotá y en el resto del país, se han presentado casos de guarderías que maltratan o descuidan a las mascotas.

La guardería perfecta sería alguna que quede en las afueras de la ciudad o posea campo abierto donde el perro pueda correr libre, jugar y ejercitarse. Los precios pueden variar, pero si el costo es excesivo mejor dudar y continuar con la búsqueda. El sistema higiénico y sanitario del lugar debe ser idóneo para el bienestar del doméstico, detalles de esto es que el agua permanezca limpia y que el piso donde alberguen sea liso, puesto que así, el rango de parásitos y concentración de orines o heces no sea posible.

Otros aspectos físicos respecto a la guardería es que, debe contar con espacios de sombra y techo, que si llueve la mascota se pueda resguardar. Si se posee un sistema de jaulas, sería perfecto que sean de manera individual por animal, espaciosas y no apretujadas entre sí con buena ventilación. Si el animal tiene mal carácter esto es obligatorio para tener en cuenta. La locación debe ser segura, cerrada o cercada, donde no haya posibilidad de escape.

Un dato muy importante es, verificar que la guardería cuente con ayuda veterinaria, sea permanente o de urgencias, en el caso de mascotas poco sociables que pueden pelear con otras, hay la posibilidad de fractura o herida, esta es la importancia de un veterinario. Algunas recomendaciones pequeñas, que el perro o el gato cuente con identificación, un chip de rastreo en caso de pérdida, también su manta y juguete favorito, lo que sea necesario para que se sienta un poco más en casa.