En la misiva el Ejército de Liberación Nacional (Eln) reconoció su autoría en el asesinato de Aulio Isaramá Forastero, quien se desempeñaba como máximo líder del resguardo Catru Dubaza Ancoso, de la comunidad de Alto Baudó en Chocó.

“Por informes preliminares de inteligencia recibidos, se tenía conocimiento de que el señor gobernador indígena tenía relación con la inteligencia militar, razón por la cual la unidad que operaba cerca de su comunidad, procede a detenerlo para investigarlo tal como pueden constatarlo los miembros de dicha comunidad”, indica el comunicado.

De acuerdo con los rebeldes, el funcionario tras ser secuestrado se negó a caminar y se lanzó sobre uno de los guerrilleros, acto que habría provocado su asesinato.

Ante el pronunciamiento del Eln, Juan Camilo Restrepo, jefe negociador del Gobierno con esa guerrilla, rechazó el acto y lo calificó como “deplorable desde todo punto de vista”.