Con el fin de darles mayores garantías de empleabilidad a los vendedores informales que han salido del espacio público, la Alcaldía de Bogotá, a través del Ipes, ha fortalecido sus alianzas con el sector privado para así promover la inclusión laboral de estas personas.

En esta ocasión, el Ipes, las empresas de vigilancia privada, Comfacundi y la Superintendencia de vigilancia se unieron para que los vendedores informales puedan vincularse a empleos con todas las prestaciones de ley.

“Este tipo de alianzas son muy importantes para nuestra entidad porque nos permiten ampliar la oferta institucional para los vendedores informales que deciden abandonar el espacio público para vincularse a empleos con todas las prestaciones de ley. Es una oportunidad para que ellos mejores sus ingresos y su calidad de vida”, afirmo María Gladys Valero Vivas, directora del IPES.

En lo corrido de los dos últimos años, el IPES realizó la formación de 191 personas en el curso de Fundamentación en Vigilancia, logrando la vinculación laboral de 72 personas. Al finalizar 2017 se espera formar otras 150 personas, de las cuales 100 en vigilancia y 50 en medios tecnológicos.