Fue  Secretario  de Gobierno del Departamento, luego director del organismo electoral, Registrador Nacional del Estado Civil y Magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Pero fue en los 90’s, que llegaron sus años de gloria. Fue nombrado como Ministro de Gobierno, un papel clave para que  se permitiera la participación política de todos los sectores , en especial los desmovilizados.

En 1993 renunció al ministerio e intentó llegar a la Presidencia como candidato del Gavirismo, pero perdió la consulta popular del Partido Liberal frente a Ernesto Samper.  Sin embargo, luego se convirtió en su fórmula  como vicepresidente.

Tiempo después , de la Calle acepto ser el embajador de Colombia en España  y en el Gobierno de Pastrana  desempeño el mismo cargo pero en el Reino Unido. En el Gobierno de Uribe lo hizo ante la OEA.

En septiembre de 2012, Santos lo nombró como jefe del equipo negociador del proceso de paz con las Farc, situación que lo llevó a ser más mediático

Después de eso se dedicó a su aspiración presidencial y hace poco se enfrentó al exministro de interior, Juan Fernando Cristo,  en una consulta abierta. Esto le permitió ser el candidato oficial del Partido Liberal.

Respecto a esta consulta se generaron muchos interrogantes, si era necesaria y los gastos que esta implicaba. Sobre esto añadió que:

“Entiendo los argumentos de la gente sobre los costos de la Consulta Liberal. Pero estos son esfuerzos dirigidos a buscar participación y democratización de los partidos. Me parece que no podemos perder la guía de la Constitución del 91, que es más participación de las personas. Voy a hacer una caricatura, pero en ese sentido lo más barato es una dictadura en lugar de la Consulta”.

De la Calle contempló varias opciones para su candidatura presidencial. Una de esas fue a través del mecanismo de firmas. Finalmente se definió a través de la consulta. Respecto a esto subrayó que:

“En algún momento acaricié la hipótesis de la candidatura por firmas, pero en un momento eso se fue degradando. En lugar de ser una inspiración noble se convirtió en una enfermedad de la democracia.  No podemos decir que todos los costos democráticos son perversos. Ahora están aflorando cosas como las consultas mineras en los pueblos. Eso es lo que queremos, más participación de la gente”.

Un punto de discordia en el Partido Liberal, ha sido la participación de Viviane Morales. Ha sido reconocida por impulsar el referendo sobre la adopción igualitaria.

“El rechazo a la discriminación es consustancial a la naturaleza del Liberalismo. Respeto profundamente a Viviane Morales pero allí hay una postura ideológica distinta. No digo que Colombia sea un Estado laico, en realidad es un estado aconfesional, con un esquema de libertad, que debe ser manejado con plena separación de lo político y lo religioso”, señaló De La Calle.

El abogado ahora es reconocido como el artífice del proceso de paz con las Farc. Esto, le ha dado reconocimiento a nivel nacional y es un  destacado abanderado de las soluciones negociadas.

“Haber removido el velo de la violencia y la guerra ayudó a develar el gran problema de la inequidad social en Colombia. Menos bala significa más empleo, una oportunidad que se nos abre por haber terminado el conflicto. Terminó un conflicto de 50 años que llenó al país de oportunidades. Debemos llenar de sentido los compromisos que adquirió el Estado. En mi Gobierno no habrá mermelada ni cupos indicativos, el hábitat donde se cría la corrupción”, recalcó De La Calle.

Respecto al sistema de salud, De La Calle propone: “El mal llamado ‘Sistema de Salud’ espera a que la gente se enferme para atenderla. Debemos profundizar en prevención, racionalización, gerencia y lucha contra la corrupción. El problema en Colombia es la cantidad de ancianos sin pensión. Estoy trabajando con mi equipo para ampliar la cobertura”.

La economía preocupa a Colombia. Se esperan mejores condiciones para 2018 y todos los candidatos saben que los ciudadanos esperan mejores condiciones laborales y salarios para sustentar una buena calidad de vida. Su propuesta tiene como base bajar la tributación a las empresas.

“Estoy de acuerdo con bajar la tributación de las empresas. Que los ricos más ricos tengan una escala progresiva. Necesitamos más colombianos pagando impuestos en la medida de su capacidad, así sea un solo peso”, añadió De la Calle.

Su propuesta mas grande para la educación, es acabar con el ICETEX.

“El ICETEX está hundiendo a los muchachos. Se está convirtiendo en una especie de UPAC. Lo que hay que crear es el Banco de la Inteligencia, donde el estudiante solo pueda pagar mientras esté empleado, con interés bajos. Le pagaría mucho más a los maestros que decidan irse a la periferia de Colombia, a la parte más profunda del país a enseñarle a los más pobres”.