Según informó la Secretaría de Salud, los establecimientos dedicados al expendio, transporte y almacenamiento de productos cárnicos comestibles en Bogotá deberán solicitar a la entidad el registro ante el Invima para autorizar su funcionamiento y así evitar suspensiones.

A la fecha, solo 786 establecimientos han solicitado la autorización sanitaria y 557 vehículos se han inscrito ante la Secretaría de Salud. El proceso puede realizarse gratuitamente a través de la página web, en donde los propietarios encontrarán las guías rápidas con las instrucciones para realizar la inscripción.

Durante el 2016, la Secretaría Distrital de Salud inspeccionó 4.478 establecimientos, verificando el cumplimiento de la normatividad sanitaria vigente. De estos establecimientos, 35 fueron clausurados por constituirse en un riesgo para la salud de los consumidores y se decomisaron al menos 4.500 kilos de carne por condiciones como mal manejo en la cadena de frio, manipulación de alimentos o porque el rotulado no correspondía. Una vez decomisado, este producto procedió a ser destruido.

La Secretaría de Salud reiteró la importancia de cumplir con resolución del Invima, para evitar contratiempos en el ejercicio de sus operaciones.