Con el fin de fortalecer la conservación de las plantas acuáticas de los cuerpos de agua, el Jardín Botánico diseñó nuevas estructuras flotantes hechas con material reciclable.

Se trata de humedales flotantes hechos con botellas plásticas, tubos de PVC y hasta fibras de coco que absorben los nutrientes del agua y que permiten robustecer las cantidades de estas especies.

“Es muy interesante porque las plantas se encuentran siempre al nivel del agua, lo que favorece su supervivencia. Estas estructuras favorecen la depuración del agua y ofrecen hábitat y refugio para la fauna silvestre específicamente aves o algunas ranas”, Liliana Martínez, bióloga de colecciones vivas del Jardín Botánico de Bogotá.

CANAL CAPITAL SOMOS TUS OJOS EN BOGOTÁ