Raúl Vera, coronel de la Policía Nacional, y Andrés Nieto, especialista en Gobierno y Gestión Pública, explicaron en Opina Bogotá los efectos del nuevo Código de Policía que cumplió un año de ser puesto en ejecución.

“La implementación nos ha permitido reducir los homicidios por riñas en un siete por ciento. El hecho de haber salvado una sola vida justifica el nuevo Código de Policía”.

Así mismo señaló que los comportamientos más recurrentes que generan comparendos son el consumo de bebidas alcohólicas y psicoactivas en el espacio público.

Por otro lado indicó que las autoridades buscan actuar con mayor contundencia para reducir el número de colados en TransMilenio.

Hizo además un llamado con el claro mensaje de no resolver las diferencias de forma violenta. “No vale la pena afectar la vida de una persona por situaciones insignificantes”.

Cabe recordar que orinar en la calle, colarse en TransMilenio, molestar a los vecinos con música a todo volumen o no recoger las heces de las mascotas, son algunos de los comportamientos ciudadanos que el Código de Policía busca controlar.

Añadió que hay 6.000 policías por turno en Bogotá, adicional a otro personal velando por el cumplimiento del Código de Policía y que en la capital ya se han pagado 700 millones de pesos en multas por comparendos relacionados con estas sanciones.

Por su parte, Andrés Nieto, considera que uno de los grandes problemas a nivel de convivencia es el porte de armas blancas por parte de la ciudadanía.

“No puede ser que se necesite un policía al pie de cada ciudadano para que este se porte bien. De cada 10 bogotanos solo cuatro conocen el nuevo Código de Policía”, dijo.