Un hombre despedido en abril de su empleo en un almacén volvió a su viejo lugar de trabajo cerca de Orlando, Florida, el lunes y mató a cinco personas antes de suicidarse dijo el sheriff del Condado de Orange, Jerry Demings.

El sospechoso de 45 años tenía un historial de delitos menores pero no estaba ligado a ninguna organización terrorista, dijo Demings en una conferencia de prensa.

“Era un empleado descontento que volvió a la empresa esta mañana”, dijo Demings.

El atacante no identificado llegó a la compañía que produce componentes para vehículos recreativos sobre las 0800 horas EDT (1200 GMT) armado con una pistola y un cuchillo, dijo Demings.

Hace casi un año, el 12 de junio de 2016, 49 personas murieron en el club nocturno Pulse de Orlando, en el tiroteo más mortífero en la historia reciente de Estados Unidos. Al menos 58 personas resultaron heridas.