La guerrilla de las Farc completó este martes la entrega de otro 30% de su arsenal como parte del acuerdo de paz que firmó con el Gobierno para poner fin al conflicto armado más antiguo del hemisferio.

Naciones Unidas y el Gobierno  estiman que este grupo armado entregará un poco más 7.000 armas como parte del pacto que busca poner fin a una violenta confrontación de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

“Con este acto las Farc queremos mostrarle al país y al mundo que estamos cerrando una página de la historia y empezando a escribir otra: la de la paz”, dijo el líder del grupo guerrillero Pablo Catatumbo, en un acto celebrado en una zona montañosa del departamento del Cauca, al sudoeste del país.

“Finalmente se está concretando un paso muy importante: la dejación de las armas por parte de las Farc. Lo que presenciamos fue la segunda fase, el segundo 30%. En un par de días terminamos el 60% y la semana entrante el 100% “, dijo el presidente Juan Manuel Santos después de ver por televisión la entrega de armas a la ONU.

Santos no pudo llegar a las montañas del Cauca para asistir a un acto de almacenamiento de armas en contenedores de la ONU por malas condiciones climáticas en la zona.

Las armas de la Farc, que se convertirá en un partido político, serán fundidas para construir tres monumentos en honor a la paz, de acuerdo a lo establecido en el acuerdo que se negoció en Cuba.

Unos 7.000 integrantes de las Farc permanecen actualmente concentrados en 26 lugares en medio de selvas y montañas, bajo la supervisión de la ONU, en la parte previa de su reingreso a la vida civil.

Además de la dejación de armas, el acuerdo de paz incluye complejos temas como la entrega de tierras a campesinos pobres, justicia, desminado, lucha contra el narcotráfico e inversión social del Estado en educación, salud y carreteras para erradicar la pobreza.