De acuerdo con la versión del Ejército Nacional, el uniformado se encontraba patrullando en la vereda Maracaibo, zona rural del municipio de Hacarí, Norte de Santander, cuando fue impactado con un disparo en el pecho por un francotirador.

Así mismo, el ataque terrorista dejó otro militar herido, el cual tuvo que ser evacuado de la zona por vía aérea. Actualmente se encuentra bajo observación médica.

Las autoridades realizan operativos en la zona para dar con la captura de los responsables del crimen de Víctor Olaya. En la zona tienen fuerte presencia los grupos terroristas del Eln y Epl.

El Ejército a través de la Fuerza de Tarea Vulcano expresó sus más sentidas condolencias a los familiares del uniformado. “Rechazamos estas acciones que afectan la integridad y violan el derecho fundamental a la vida de nuestros soldados”.