La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) declaró este jueves la caducidad de una concesión que lideraba una filial de la multinacional Impala para la operación de un ferrocarril con salida al Océano Pacífico y ordenó el pago de 32,8 millones de dólares por incumplir el contrato.

El proyecto, que contemplaba inversiones por 32 millones de dólares, buscaba la rehabilitación, mantenimiento, operación y exploración de un corredor férreo que conecta a Buenaventura, en la Valle del Cauca, desde la población de La Tebaida, en el Quindío, incluyendo un paso por la ciudad de Cali. Buenaventura es el puerto más importante de Colombia sobre el Océano Pacífico.

“La resolución ordena a FDP el pago de 32,8 millones de dólares por concepto de los perjuicios ocasionados al Estado colombiano, como consecuencia de los incumplimientos contractuales presentados”, afirmó en un comunicado la Agencia Nacional de Infraestructura.

El proyecto estaba liderado por la firma Fenwick, una subsidiaria de Impala, una compañía especializada en el almacenamiento, logística y transporte de materias primas que a su vez forma parte de Trafigura.

Una representante de Trafigura en Colombia contó que ninguna de sus subsidiarias tiene vínculos con Ferrocarril del Pacífico, debido a que vendió su participación en la concesión a un empresario privado hace más de un año.

No obstante, la Agencia Nacional de Infraestructura aseguró que esa venta se hizo violando el régimen de enajenación de la propiedad accionaria establecido en el contrato y sin la autorización de esa entidad gubernamental.