Luego de cinco días de haber sido detonado un artefacto explosivo en el barrio La Macarena, el cual dejó a una persona muerta y a 25 heridas, fuentes de inteligencia aseguran que en cuestión de horas dos personas podrán ser capturadas por su posible participación en lo ocurrido.

Canal Capital conoció de forma extraoficial que los investigadores están tras la pista de dos experimentados explosivistas del ELN, quienes habrían viajado desde Arauca y Norte de Santander a Bogotá para capacitar a quienes instalaron el artefacto.

Aunque el ELN no se adjudicó la responsabilidad de este atentado, las autoridades dicen que el cordón detonante, la pólvora y el sistema de activación a través de celular son idénticos a los utilizados a finales del 2016.

A la investigación ya le fue asignado un fiscal quien será el encargado de coordinar las capturas, además, el grupo interinstitucional también está compuesto por altos oficiales de la Dirección de Inteligencia, el grupo Antiterrorismo, el CTI y la Sijin de Bogotá.

Uno de los mayores inconvenientes de esta investigación es que las dos células de este grupo guerrillero que se encuentran en Bogotá tienen entre 3 y 6 integrantes, los cuales no se conocen entre ellos, lo cual ha dificultado la individualización de los terroristas. Por eso las labores de inteligencia se centran en el jefe de este bloque urbano que amenaza la seguridad en la ciudad.

CANAL CAPITAL SOMOS TUS OJOS EN BOGOTÁ