Con esta iniciativa no sólo se enseñan nuevas tecnologías. También se resignifican vidas. Una apuesta del gobierno de Enrique Peñalosa de ofrecer ambientes de aprendizaje innovadores, en los que las niñas, niños y jóvenes de Bogotá experimentan con realidad virtual y aumentada, programación tangible y video 360.

Niña frente a un computadorNuevas formas de ver y percibir el mundo. De eso se trata ‘Innovadores digitales’: un proyecto del gobierno ‘Bogotá Mejor para Todos’ que beneficia a 1.080 niñas, niños y jóvenes de cuatro colegios oficiales en las jornadas Única y Extendida, y con el que la Secretaría de Educación impulsa el saber crear y el saber digital de los estudiantes.

Sharit Bernal, de 10 años, es una de esas estudiantes que descubre y crea a través de la tecnología y la innovación. En uno de los salones del colegio San Cayetano de Usme, la pequeña dibuja concentrada las cuatro paredes de lo que será la casa de sus sueños.

Estudiante frente a un computadorEstá utilizando ‘SketchUp’, un programa de diseño gráfico y modelado en tres dimensiones que utilizan arquitectos, diseñadores, ingenieros civiles y sus compañeros de quinto de primaria que, esa mañana, se esfuerzan por trazar bien en la pantalla de su computador las medidas de lo que su cabeza imagina.

Mientras los 30 estudiantes le dan rienda suelta a su fantasía, Milton Mahecha, el tallerista de la clase, le pasa a Sharit unas ‘Cardboard’ que no son otra cosa que gafas hechas de cartón donde, al poner frente a ellas un dispositivo móvil, se entra de inmediato al mundo de la realidad virtual.

En cuestión de segundos, las cuatro paredes del salón frente a los ojos de Sharit se transforman en una emocionante montaña rusa que sube y baja por repetitivos bucles de diversión. Al quitarse las gafas, la pequeña de ojos grandes y claros sonríe.

“¿Sabías que esto que acabas de ver, lo vas a poder hacer con la casa que estas dibujando y que luego de terminarla podrás recorrer todo lo que hagas dentro de ella?”, le pregunta Milton a Sharit y ella, sorprendida, mira a su compañera de puesto, se sienta y empieza a dibujar las escaleras de lo que será el segundo piso de su casa.

Estudiantes y docentes frente a computadoresEsto es lo que ocurre todos los días en los colegios Nueva Esperanza y San Cayetano de Usme, Naciones Unidas de Engativá y Tomás Carrasquilla de Barrios Unidos, donde diariamente un grupo, conformado por un coordinador pedagógico, un tallerista y un monitor, enseña a niñas y niños entre los 10 y 16 años componentes de arquitectura, diseño, modelado 3D, ilustración, creación artística, desarrollo de contenido multimedia, robótica, electrónica y narrativa audiovisual.

“Todo lo que hacemos en materia de educación debe ser una experiencia significativa para que transforme vidas”, asegura la secretaria de Educación del Distrito, María Victoria Angulo, y es precisamente esto lo que está ocurriendo desde marzo de este año en estos colegios públicos de Bogotá.

Tal como explica Germán Arturo Cabrera, cabeza de la Dirección de Educación de Preescolar y Básica de esta entidad, el objetivo es fortalecer los procesos pedagógicos de las instituciones educativas distritales de Bogotá, enfocándose en la inmersión de los estudiantes en este nuevo mundo de ciencia y tecnología.