Un gran debate sobre la problemática de las basuras en Bogotá se dio en Opina Bogotá con el secretario de Gobierno, Miguel Uribe y el concejal de Bogotá, por el Polo Democrático, Manuel Sarmiento.

Según explicó Miguel Uribe, desde el 12 de febrero se implementará un modelo de aseo que le garantizará al 100 por ciento de los bogotanos “un servicio oportuno, ideal y una cobertura excelente, además de un descuento en la tarifa”.

“Estamos dentro de una crisis de basuras. Reconocemos una situación difícil. Desafortunadamente el 31 de enero, casi 200 operarios de Aguas de Bogotá decidieron hacer una asonada dentro de las instalaciones”, explicó Uribe sobre la situación de las basuras.

“Queríamos que Aguas de Bogotá participara en la licitación. La salvamos de la causal de liquidación con la que nos la entregaron. No hubo quien les diera póliza desafortunadamente”, continuó.

Según Uribe, hay liderazgos negativos impidiendo que los empleados de Aguas de Bogotá pasen sus hojas de vida a los operadores privados.

Así mismo enfatizó en que si alguien tiene responsabilidad de la actual crisis de aseo es Gustavo Petro. “Los bogotanos tiramos a la basura 74 mil millones de pesos por una decisión irresponsable de Gustavo Petro sobre el modelo de aseo”, indicó.

Añadió que se presentó un sabotaje debido a que fueron atacados 67 camiones recolectores de basuras y que aunque mantuvieron diálogos con los 19 sindicatos de Aguas de Bogotá y un plan de contingencia. Algunos alentaron vandalismo e impidieron el diálogo, así como intimidaciones contra los operarios de Aguas de Bogotá que sí quieren prestar su servicio.

Recordó que el alcalde Enrique Peñalosa invitó a que los operadores privados contrataran a los empleados de Aguas de Bogotá. “Tan es así que más de 1.200 trabajadores están en proceso de inclusión laboral”, dijo.

“Doscientos de 3.500 funcionarios de Aguas de Bogotá son los que realizan actos vandálicos de los que tenemos pruebas plenas. Esta crisis es producto de un saboteo violento. Estamos haciendo lo necesario para normalizar el servicio de recolección de basuras”, sentenció Uribe.

Por su parte, Manuel Sarmiento indicó que todavía hay una ambigüedad enorme sobre los recicladores en el modelo de aseo.

“Es inaudito que no se establezca la cláusula de reversión de los vehículos en el nuevo modelo de aseo. Varias protestas de los empleados de Aguas de Bogotá fueron pacíficas”, opinó.

A su vez, aseguró que no está de acuerdo con las acciones que siguen el ludismo. “Lo que ha mostrado la historia del movimiento obrero es que es la lucha organizada la que da resultados. La práctica de destruir máquinas hace parte de un estadio muy primitivo del movimiento obrero”, afirmó.

Agregó que los bogotanos fuimos víctimas de una desprivatización [del modelo de basuras] parcial, mal hecha por la pasada administración distrital. “Era totalmente previsible que trabajadores de Aguas de Bogotá quisieran conservar sus trabajos”.