Luego de cuatro años, Justin Bieber regresó a Colombia para demostrar porque es en la actualidad uno de los artistas pop más importantes del mundo. La cita con el canadiense inició para varios de sus seguidores, 24 horas antes del concierto en el estadio Nemesio Camacho El Campín.

Los miles de gritos y coros pidiendo al artista en el escenario se aceleraron sobre las 7:50 de la noche, cuando la dj colombiana Ali Stone inició su performance lleno de electrónica, prendiendo la chispa de los asistentes que, desafortunadamente no llenaron el estadio como se esperaba.

El momento más esperado por los “beliebers” y por los padres de algunos de ellos que soportaron los intentos de lluvia, las largas filas y el frío capitalino, llegó sobre las 8:30 pm, cuando en medio de un juego de luces Bieber apareció en una caja de cristal. El concierto 128 de su gira “Purpose World Tour” empezó con “Where are you now” y de esta manera, uno a uno, sus éxitos fueron cantados por los asistentes.

Juegos pirotécnicos, luces y un equipo de bailarines acompañaron la presentación de Justin Bieber, quien no dudo en demostrar todo su talento con un acústico que duró aproximadamente 20 minutos, un solo de batería, coreografías con movimientos precisos y como ya es costumbre, la interacción con el público. Esta vez, fueron cuatro niños los afortunados en subir al escenario y compartir por un momento con su cantante favorito.

El concierto en Bogotá culminó cuando el artista interpretó uno de sus más grandes éxitos “Sorry” vistiendo una camiseta de la selección Colombia. Sus próximos conciertos serán en República Dominicana, Puerto Rico y Panamá.