Si recuerdan la película Up – Una aventura de Altura (2009), se piensa en el simpático y enternecedor personaje de Dug. Ese golden retriever que a través de un dispositivo podía hablar y comunicarse con los humanos, lo que causa una gran ilusión entre las personas que creen que puede haber una manera de saber lo que piensan estas mascotas.

En la vida real, siempre ha existido una forma, a través de la cola del perro, que aparte de comunicar, es importante desde otras perspectivas. Con kienyke.com le explicamos cuáles son y qué significan los movimientos de la cola.

Por su tipo de comportamiento, la posición del rabo de los canes se muestra de ciertas maneras, como es el caso del Pastor Alemán, que mira hacia abajo, o el Shiba Inu, que se enrolla ligeramente hacia arriba. Sin embargo, el estado o movimiento puede decirnos algo sobre su estado de ánimo.

Para saber más sobre la posición de esta parte del cuerpo del perro, cuando está mirando hacia arriba y se mueve de un lado a otro, o hacia adelante y atrás, lo que está mostrando la mascota es excitación.

No hay que confundir esto con alegría. En algunos casos, puede mostrar que el perro está alterado u emocionado y está preparándose para atacar. No se recomienda acercarse a un perro solo porque bate el rabo.

En el momento en que tienen la cola recta o erguida, paralela al suelo, significa que el can está atento. Asimismo, cuando está entre las patas, el animal demuestra que es sumiso. Cuando bate la cola hacia abajo, está preocupado e inseguro.

El perro también usa la cola con otros objetivos, por ejemplo, siendo una prolongación de su cuerpo, con entre seis y 23 vértebras móviles, le sirve para anunciar su presencia ante otros animales para ser reconocido. Al moverla, se esparce el olor que desprenden sus glándulas anales.

Esta extensión del peso también funciona para balancear su peso a la hora de cazar o correr. Es el caso de los galgos, sus largas y delgadas colas, al cambiar de dirección en una carrera, equilibran los recorridos cerrados, también la usan como timón para nadar.

Las razas provenientes de los polos, suelen tener un rabo con pelo denso y largo, para que en el momento de dormir, en medio del gélido frío, se puedan arropar con ella.