“Eso constituye, ni más ni menos,  el fin de la dejación de armas. Y ya emprendimos un proceso de reintegración de los antiguos integrantes de esa guerrilla a la vida civil”, señaló Juan Manuel Santos, quien resaltó el apoyo que EE. UU. ha brindado al proceso de paz.

Al tiempo que indicó que la terminación del conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), permitirá “ser mucho más efectivos en esa lucha común que tienen nuestros dos países contra el narcotráfico”.

En el marco de la visita del vicepresidente de EE. UU., el presidente colombiano dijo que es consciente “del aumento de los cultivos ilícitos en estos últimos años. Y esa es una preocupación compartida, porque tenemos una responsabilidad compartida”.

Finalmente, Santos le contó al mandatario americano que van 27 mil hectáreas erradicadas de coca y que se está haciendo mediante sustitución voluntaria.

“Lo estamos midiendo cada semana con la ayuda de la propia embajada de los Estados Unidos, con el fin de garantizar su cumplimiento. Es una tarea titánica, pero la vamos a cumplir”, puntualizó el presidente.