La libertad de prensa en Colombia sigue siendo un tema que genera preocupación, las amenazas en contra de periodistas y la intolerancia frente a las distintas formas de expresión es un tema que prende las alarmas a nivel nacional y mundial.

Solidaridad con el caricaturista Matador, fue el tema principal en Opina Bogotá, luego de las amenazas de muerte por la publicación de distintas caricaturas.

Los invitados para hablar de este tema fueron Pedro Vaca Director Ejecutivo de la Fundación para la Libertad de Prensa en Colombia, quien aseguró que “la autocensura es un es un efecto colateral de las amenazas a periodistas”.

También el Periodista Víctor Solano, defensor de la libertad de prensa y la libertad de expresión en medios tradicionales y digitales.

Según explicóPedro Vaca, la sociedad deja de recibir mensajes e información porque las amenazas intimidan y en muchos casos la soledad de los denunciantes empeora el la situación, en el caso de Matador la sociedad lo apoyó, lo respaldó.

“Apología a un asesino en serie como Carlos Castaño, para pretender callar Matador, hace que amenaza sea aún más preocupante”, afirmó Pedro Vaca.

Según cifras de la Fundación para la Libertad de Prensa en Colombia, 129 periodistas fueron amenazados en 2017 y ninguno se ha resuelto, lo que permite que aumenten los casos de censura y la impunidad.

“En Colombia tenemos libertad de expresión, pero vivimos en una atmósfera de censura. La amenaza contra periodistas se convirtió en algo normal”, afirmó Vaca, quien aseguró que la persona que amenazó a Matador ha sido apoyado por líderes políticos en Colombia.

Según explica Vaca, todos los colombianos tienen el derecho de decir lo que piensan y a no estar de acuerdo con lo publicado por los demás, “Una cosa es no compartir opiniones y otra es hacer un llamado a la violencia. Carlos Castaño, el asesino invocado por Ortega, es el asesino de Jaime Garzón”.

La censura en el medio digital

Las redes sociales se han convertido en un medio de expresión, facilitan la comunicación y la opinión, pero esto ha motivado la automicrocensura en contra de los profesionales de los medios de m¡comunicación.

“Los periodistas en la era digital incluso asumimos la automicrocensura. Dejar de decir cosas por temor a entrar en la espiral de la violencia”, dijo Pedro Vaca.

Ese mundo digital ha permitido que las amenazas aumenten, que el anonimato sea una excusa para censurar a los que piensan diferente. “En EE. UU., tienen un dicho; no alimentar al troll. Debemos identificar a los trolles, pero a los líderes les corresponde evangelizar bien a sus seguidores”, explicó el invitado.

Víctor Solano, periodista explicó que “Hay desafíos del S.XXI con una justicia del S. XX y jueces del S. XIX. En redes sociales también existen delitos como la injuria o la amenaza de muerte”, la que es un delito sin importar la plataforma o el medio en que se realice.

Solano también explicó que la red social Twitter es rápida en reacción de sus usuarios, pero que a la hora de denunciar acosos es muy lenta en resolver estas quejas.

A todo líder político le compete una responsabilidad en lo sucedido con sus seguidores. Son enormes cajas de resonancia, además, el periodista aseguró que, en ocasiones, los jueces no entiende.

Los invitados en Opina Bogotá concluyeron que en todos los casos de amenzas la sociedad es quien debe respaldar para evitar que la información esté limitada a lo que les gusta a unos pocos.

Lea también: MINISTERIO DE DEFENSA ORDENA INVESTIGAR AMENAZAS DE MUERTE A MATADOR