REUTERS/Kevin Lamarque

Como suele ser costumbre, la National Football League aseguró que para este año se realizará un gran despliegue en todos los sentidos para el Super Bowl LII. Uno de esos aspectos que tendrá grandes transformaciones es la tecnología, ya que la constante evolución de esta, los obliga a estar al tanto de todos los detalles.

Los equipos que disputarán la gran final hacen uso de la tecnología en su entrenamiento cotidiano, pues cuentan con diferentes dispositivos para medir su fuerza, velocidad, peso, desgaste e incluso aparatos capaces de prevenir lesiones.

El balón empleado en el Super Bowl (al igual que en toda la competencia) tendrá un chip que medirá su velocidad, rotación, altura e incluso cuántas veces reboto dentro del campo, esto con el fin de medir la calidad del producto y el estilo de juego que está predominando en la NFL.

Las inmediaciones del U.S Bank Stadium de Minneapolis también tendrán tecnología de punta con el fin de que los seguidores de este deporte no se pierdan ningún detalle del antes, durante y el después del partido. Además, las piezas publicitarias son uno de los principales atractivos por su destacada elaboración y derroche de creatividad, por lo que también se incluyen las redes sociales como plataformas que permiten el flujo de información.

Históricamente los norteamericanos han sido aficionados a los datos y estadísticas. Por esta razón, tanto en la cancha, postes y balón cuentan con chips capaces de recolectar y procesar información en cuestión de segundos, esto permite que la atención se centre en el juego y por supuesto en las cifras, factor que es fundamental para las grandes casas de apuestas.

Para este 2018, se espera que el espectáculo del medio tiempo (que estará a cargo de Justin Timberlake) sea uno de los más imponentes de la historia por su derroche de talento y tecnología. Las luces serán un factor esencial, al igual que los juegos pirotécnicos.

Los New England Patriots y los Philadelphia Eagles se enfrentan en el U.S. Bank Stadium de Minniapolisen, en el marco del evento deportivo más importante de Estados Unidos y el más visto a nivel mundial.