Reuters

El equipo catalán le ganó el domingo 3-0 a Las Palmas en el Nou Camp en un partido que se jugó a puerta cerrada como protesta por la decisión de España de usar la fuerza para prevenir que los votantes participaran en el referendo sobre el futuro de la región.

Más de 840 personas resultaron heridas por los choques con la policía antidisturbios debido a su intención de participar en la votación.

“Ante la complejidad de lo que pueda suceder en el futuro con la independencia de Cataluña o no, es algo que abordaremos cuando toque con la junta directiva y valoraremos qué hacer al respecto”, dijo Bartomeu a periodistas.

“En los últimos años nos hemos sumado al pacto nacional por el referéndum, por el derecho a decidir y hemos apoyado el ejercicio pleno de la libertad de expresión de nuestros socios”, agregó.

El líder de Cataluña pidió una mediación internacional para resolver el enfrentamiento con el Gobierno de España, un día después de que cientos de personas resultaron heridas cuando la policía intentó evitar por la fuerza la celebración de un referendo independentista calificado como inconstitucional.

El director general de Deportes catalán, Gerard Figueras, dijo la semana pasada que Barcelona podría jugar en la liga de otro país si la región se independiza de España.

“En caso de independencia los equipos catalanes que están en La Liga -Barcelona, Espanyol y Girona- tendrían que decidir dónde quieren jugar, si en la liga española o en países como Italia, Francia o Inglaterra”, destacó el funcionario.