El cambio climático y la contaminación siguen generando estragos en el planeta. Un reciente estudio publicado por la revista Science asegura que debido a los daños ambientales que se están presentando en varias partes del mundo, los océanos se están quedando sin oxígeno, provocando que se eleve la mortandad en las especies que habitan este ecosistema.

El estudio asegura que las denominadas zonas muertas se han multiplicado por 10, mientras que las áreas sin oxígeno se han cuadriplicado. Asimismo, la investigación indica que esto se presenta ya que la tendencia apunta a que la temperatura de la tierra seguirá en aumento.

“La disminución del oxígeno en el océano se encuentra entre los efectos más graves de las actividades humanas en el medio ambiente de la Tierra… Los efectos combinados de la carga de nutrientes y el cambio climático aumentan enormemente la cantidad y el tamaño de las zonas muertas en el océano abierto y en las aguas costeras, donde el oxígeno es demasiado bajo para soportar la mayor parte de la vida marina”, afirmó Denise Breitburg, autora de la investigación.

Es importante destacar que este fenómeno genera gran preocupación entre la comunidad científica debido a que las desapariciones de especies, históricamente están asociadas a aumentos de temperatura y climas que no pueden ser soportados por los animales.

Los efectos del cambio climático en 2090

Un reciente estudio publicado por The Lancet Planetary Health asegura que para el año 2090, la cantidad de muertos relacionada con el cambio climático aumentará considerablemente. Esto se daría debido al incremento y disminución de las temperaturas en algunas partes del mundo.

El análisis comparó la mortandad relacionada con el calor y el frío en 451 lugares de todo el mundo y mostró que las regiones más cálidas del planeta se verán más afectadas que las frías, por lo que el informe además de generar conciencia busca que los seres humanos y autoridades mundiales, tomen medidas que permitan mitigar los efectos de este fenómeno.

La investigación que fue realizada por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, propone emprender acciones contra los principales medios de contaminación. Es decir, aquellos que realicen grandes emisiones de gases de efecto invernadero.

“Aunque estudios previos han demostrado un aumento potencial de la mortalidad relacionada con el calor. Se sabía poco acerca de hasta qué punto este incremento se equilibraría con una reducción de muertes asociadas al frío. Además, los efectos tienden a variar según las regiones, dependiendo del clima local y otras características, haciendo las comparaciones globales muy difíciles”, informó Antonio Gasparrini, autor principal del estudio.