A la hora de ejercer el derecho al voto en las elecciones legislativas, es importante entender que es una lista cerrada y por qué los partidos políticos deciden optar por esta opción para las elecciones de Congreso.

Para votar por los aspirantes al Congreso hay dos opciones, la primera es la lista abierta y la segunda, la lista cerrada, como su nombre lo indica, muestra únicamente la opción de votar por el partido y no elegir un candidato especifico.

Se le llaman cerradas, porque es el partido el que decide en qué orden descendente van ubicados los candidatos.

Según Laura Wills, directora de ciencias políticas de la Universidad de los Andes, “las listas cerradas tienen el propósito de que los partidos se fortalezcan y de que haya una disciplina partidista dirigida por su líder, que encabeza la lista”.

Quien esté más cerca de la cabeza de la lista, tiene más posibilidades de ser elegido ya que los votos llegan es al partido y no una persona en particular.

Una vez alcanzado el umbral del primer candidato del listado, los siguientes votos son para el segundo y así sucesivamente.

“Quien vota por la lista del partido, no vota en este caso por algún candidato en particular, entonces todos los votos que acumula el partido le van a servir para la repartición de escaños”, explica Wills.

Con las listas cerradas se promueve la elección de una idea colectiva de partido, lo que facilita el voto de los ciudadanos.