Foto tomada de: https://libreshot.com/

El Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia publicó el informe “Una Guerra sin Edad” donde se asegura que 16.879 menores de edad fueron reclutados en el conflicto de 1960 a 2016 por grupos armados.

El estudio detalla que el 54% de los reclutamientos los hizo la guerrilla desmovilizada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). El 27 % de los casos corresponde a acciones de grupos paramilitares y el 10 % al insurgente Ejército de Liberación Nacional (Eln).

La organización destaca que entre los cerca de 17.000 casos, se documentaron tres reclutamientos forzosos perpetrados por el ejército colombiano.

El informe se presenta en el marco del Día de las Manos Rojas donde se conmemoran 16 años de la entrada en vigencia del Protocolo Facultativo sobre Niños y Niñas en conflictos armados de la Convención de los derechos del Niño que prohíbe la participación de menores en las filas de grupos armados.

La coordinadora, relatora e investigadora principal del informe, Katherine López, le aseguró a la Agencia Anadolu que las cifras fueron halladas en bases de datos de agencias entidades oficiales como Bienestar Familiar, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, la Unidad para las Víctimas, noticias y organizaciones de la sociedad civil.

López destacó que los testimonios en el informe permiten identificar que el reclutamiento de los niños está atado a los momentos de inserción, expansión, despliegue y consolidación de los grupos armados en la guerra.

La investigadora detalló que el reclutamiento presenta unas variaciones temporales, territoriales y por grupo armado que sumaron niños a sus vidas mediante diversos mecanismos, ajustados a las necesidades de las comunidades. “No es lo mismo un grupo armado en el sur del Tolima a un grupo paramilitar en el Urabá antioqueño”, afirmó.

Katherine López manifestó que los grupos paramilitares reclutaron a niños mediante el uso de salarios que les asignaban a los menores mientras que las guerrillas los atraían con el ofrecimiento de comida.

“Hay un aprovechamiento de las condiciones de vulnerabilidad de los menores”, manifestó la investigadora.

Así mismo detalló que los grupos armados reclutaron niños porque necesitaban formar tropas que les permitiera funcionar como organizaciones militares. “En la medida que en este país se presentó una alta confrontación armada hubo una directa relación con el reclutamiento”, aseguró.

El periodo donde más aumentó el reclutamiento de menores en Colombia fue de 1997 a 2005, según la investigadora.

Por otra parte indicó que el informe busca contar las historias de personas que en su infancia estuvieron en los grupos armados, con las que asegura que el Estado tiene una deuda.

La relatora manifestó que el informe pretende contribuir con recomendaciones al Estado para que prevenga el reclutamiento de menores de acuerdo a las condiciones de cada lugar de Colombia.

Anadolu.