Ocho guerrilleros de la segunda fuerza rebelde de Colombia murieron el domingo en un bombardeo militar, en el peor golpe que sufre el grupo insurgente desde que inició una negociación de paz con el Gobierno, informó el Ministerio de Defensa.

El bombardeo se produjo en una zona selvática del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

“Mediante bombardeo de Fuerza Aérea se logró la neutralización de ocho integrantes del Frente de Guerra Nororiental del ELN. Estamos en proceso de identificación”, dijo el Ministerio de Defensa en su cuenta de Twitter.

Delegados del Gobierno colombiano y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) comenzaron en febrero en Ecuador una negociación de paz con la que se busca acabar por completo el conflicto interno de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

Santos y el ELN acordaron un diálogo formal después de más de tres años de contactos en los que concertaron los temas de la agenda de negociación y la logística. La negociación se cumple en medio de la confrontación.

El grupo rebelde que cuenta con unos 2.000 combatientes, es acusado de cometer secuestros, asesinatos, ataques a la infraestructura económica del país, además de extorsiones a multinacionales petroleras y mineras.

Una escalada de ataques del ELN en las últimas semanas mantiene paralizado el bombeo de crudo por un importante oleoducto y la producción en unos campos operados por Occidental en el departamento de Arauca, en el noreste de Colombia.

Santos, quien asumió la presidencia en 2010, ha apostado todo su capital político a lograr la paz en el país de 49 millones de habitantes. Los esfuerzos del mandatario, un economista de 65 años, fueron reconocidos en 2016 con el Premio Nobel de la Paz.